Los extraños sucesos del bloque sin ascensor

Estoy seguro de que alguna vez te habrán hablado de ese edificio altísimo que se levanta al lado del parque. Pero si no eres de mi barrio me temo que no sabes nada de sus vecinos, ni de sus fantasmas, ni siquiera de su ascensor, y apuesto a que no has cruzado dos palabras con Marcelina, la portera. Yo, en tu lugar, no esperaría a que me lo contara otro, aprovecha que me tienes en tus manos y deja que te enseñe algunos de los secretos que solo yo conozco y que no te dejarán indiferente. Pero, eso sí, apaga la luz y agudiza tus orejas, que los secretos se cuentan en voz baja.

A %d blogueros les gusta esto: