Pliegos poéticos

Durante dos años continué con mi poesía al hombro, limpiándola de los vicios que arrastraba en los inicios y tratando de acercarme a un concepto más puro, aunque no necesariamente más sincero. Un par de años después de publicar De la memoria anclada, de nuevo la Diputación de Cáceres realizó una serie de pliegos en la que se mezclaban la poesía y la pintura. En mi caso mi pliego poético iba en colaboración con el pintor Hilario Bravo.

Lo de la Rosa permanente me trae recuerdos de mi amigo Miguel Serrano, que murió poco tiempo después que vieran la luz estos poemas, aquellas Rosas él las cuidaba y trataba como nadie. Todavía me sorprendo al verme en esa foto con la pajarita. A veces mi hija dice que en ella me parezco mucho a una foto de García Lorca que guardamos en la librería. Precisamente de eso se trataba. Como curiosidad os mostraré además la versión que el cantautor Nando Juglar hacía de uno de los poemas que aparecían en este poemario, y que incluyó en su disco: Extremadura Música y Poesía. Puedes escuchar la canción si pulsas aquí.