Los viajes de Lucas Ventura

Portada Lucas Ventura

Ya os hablé en la página dedicada a Rosa Terrosa de cómo surgió la primera idea que me llevó a escribir esta novela. La especial relación que surgió el colegio y yo a raíz de la publicación de ese libro.

Paralelamente, quizás un año antes, acudí con mis hijos a una curiosa exposición, de esas que organiza la Junta de Extremadura para promocionar a la región por diversos lugares, y que en este caso tenía la particularidad de que se celebraba en un tren, aparcado para la ocasión en la estación de Cáceres. La muestra no era nada del otro mundo, pero ante una pregunta de mi hija pequeña, por mi mente estuvo rondando una idea sobre Extremadura que al final plasmé en una especie de poema, de esos que uno escribe y que se quedan reposando el sueño de los justos en algún cajón. En ese poema Extremadura tomaba vida en forma de una niña pequeña, y hablaba…

A mí me vino a la mente ese poema cuando Maribel, la directora del Colegio Manuel Pacheco, me llamó por teléfono. Pronto supe que podía escribir una historia en la que esas dos ideas solitarias se enlazaran, pero no sería Rosa Terrosa la protagonista, ni habría recetas de cocina, ni leyendas, sino las aventuras de un chico algo más mayor, al que llamaría Lucas Ventura, y que, por extrañas circunstancias, era capaz de aparecer en alguno de los momentos más singulares de la historia de Extremadura.

Los chicos del colegio de Badajoz me enviaron meses después la visión que ellos tenían de aquellos viajes de los que les hablaban sus profesoras. Los podéis ver aquí.

Yo creo que conocer nuestra historia es conocernos a nosotros mismos. Que escuchar hablar de nuestros logros y de nuestros fracasos, no diré que es necesario, pero sí conveniente. No soy historiador, incluso, es posible, que la palabra escritor me venga grande, pero creo que el enfoque que tiene la obra, en la que he invertido mucho tiempo en estos dos últimos años, puede resultar atractivo para un buen número de lectores.

Como es lógico, el proceso de documentación al que tuve que recurrir para escribir la obra fue demasiado amplio y complicado. Una de mis mayores preocupaciones consistía en no incurrir en errores históricos o, al menos, en mitigarlos. Para ello no escatimé en viajes y reuniones con quienes pensaba que me podían aportar algo esclarecedor para la trama: monjes, historiadores, aficionados, cronistas….

De este libro se editaron 2000 ejemplares y lo presenté en la Biblioteca de mi ciudad junto con la Consejera de Cultura del entonces Gobierno Socialista: Leonor Flores.

Puedes adquirir este libro a través de cualquier librería de la provincia, simplemente indicándole que es un libro de la Editora Regional de Extremadura. También lo puedes adquirir por Amazon a través del siguiente  enlace o en la de la Casa del Libro aquí. Ten en cuenta que, a pesar de que la tirada fue muy amplia, el libro está cerca de agotarse por lo que a veces me consta que ha habido dificultades para encontrarlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: